aceite de oliva virgen extra

Se puede cocinar con aceite de oliva virgen extra

Se puede cocinar con aceite de oliva virgen extra los alimentos, no solamente es para tomar en crudo.

Se puede cocinar con aceite de oliva virgen extra o no…Para ponernos en situación, vamos a hablar un poco sobre la cultura del aceite en España.

El aceite de oliva virgen extra tiene una gran calidad y por ello se ha usado siempre en las casas. Para aderezar ensaladas, gazpachos o sopas frías o tostadas, siempre se ha usado un aceite bueno, como se decía antes.

Qué sucede cuando se trata de cocinar los alimentos. Para cocinarlos o para freír, siempre ha importado un poco menos la calidad.

Hoy día se sigue teniendo un concepto parecido pero por motivos económicos.

Un aceite de calidad virgen extra es más caro. Se tiene a reservar un poco más para ensaladas y tostadas. Se tienden a eliminar costes excesivos usando aceite de girasol o de oliva que no sea virgen extra…“total, como es para freír no se nota”.

Y es aquí donde falla esta teoría…

Lo que verdaderamente significa “virgen extra” es un sabor y olor especiales.

Un aceite de oliva virgen extra se caracteriza por tener un sabor determinado. Puede ser picante, afrutado, suave, intenso y también también tener un determinado olor. Pero en general tiene unos valores nutritivos mayores que el aceite normal.

Se sabe que al freír un alimento o cocinarlo con aceite de oliva pierde algunos de sus valores nutritivos. Esto sucede mayormente si se usa una y otra vez el mismo aceite. Pero aun así, el aceite seleccionado para cocinar le aporta las características en cuanto olor y sabor que ya poseía.

Hoy día encontramos en el mercado una gran variedad de aceite de oliva virgen extra en garrafas de 5 litros. Estas garrafas suelen ser más económicas que comprar las botellas de 1 litro.

Otra opción es comprar directamente el aceite en las cooperativas. Suelen tener buenos precios debido a que se eliminan los terceros y es venta directa.

Sea cual sea el lugar donde lo compremos, existe una gran variedad de aceite de oliva virgen extra. Cada uno con unas características olfativas y degustativas distintas.

El caso concreto del vino es un buen ejemplo para compararlo con el aceite. Normalmente a todo aquel que le gusta el vino prueba distintos y aprecia sus diferencias en paladar y en olfato. Con el aceite debemos hacer lo mismo. Debemos degustar los que tenemos a nuestro alcance para ir juzgando según nuestros gustos. El aceite, al igual que el vino, es un ingrediente más en la cocina con el que podemos jugar.