conservar, aceite, oliva, calidad

Cómo conservar el aceite de oliva

Vamos a ver cómo conservar el aceite de oliva. El aceite de oliva virgen y virgen extra son puro zumo de frutas. Como ocurre con cualquier zumo, su sabor y propiedades disminuyen con el paso del tiempo. La principal razón por la que ocurre esto es que se va oxidando.

El aceite de oliva no caduca, en lugar de caducar tiene una fecha de consumo preferente. Aunque no llega a ser malo para la salud, el aceite se suele poner rancio si pasa mucho tiempo. Además pierde muchas de sus propiedades tanto organolépticas como nutritivas. Aunque es un proceso inevitable, hay consejos que podemos seguir para conservarlo el máximo tiempo posible.

Consejos sobre cómo conservar el aceite de oliva

  • Evitar el calor. Hay que mantener el aceite de oliva virgen extra lejos del calor. Este puede provocar que los alcoholes del aceite se evaporen, haciéndolo más ligero y con peor textura. Por eso el aceite hay que conservarlo en un lugar fresco y seco. Preferiblemente con una temperatura constante todo el año.
  • Cuidado con la luz. La luz directa también perjudica seriamente al aceite. Hay que guardarlo en sitios oscuros o, como mínimo donde no de el sol en ningún momento. Hay aceites que se venden en envases totalmente opacos como lata o botellas de vidrio oscuro.
  • Mantener el envase cerrado. Como es de suponer, el oxígeno presente es el principal agente oxidante del aceite, por eso hay que mantener el recipiente cerrado. Las aceiteras que siempre están abiertas solo son recomendables si se va a consumir en poco tiempo.

Cuando un aceite se enrancia los polifenoles que contiene se reducen. Esto hace que las propiedades beneficiosas del aceite de oliva disminuyen.

Idealmente el aceite de oliva se conserva entre 15 y 18 grados en un lugar oscuro y sin humedad. También hay que mantenerlo alejado de productos con olores intensos como el queso.

Hay un factor más que escapa un poco de nuestro control: el supermercado. Hay que fijarse en que el súper no tenga el aceite en los escaparates ni cerca de la luz de la calle. También habrá que asegurarse de que la temperatura en su interior sea adecuada.

El último consejo es el más evidente. No tiene sentido comprar aceite en grandes cantidades, es mejor comprar el que se vaya a consumir próximamente y comprar más cuando lo necesitemos. Así nos aseguramos de que siempre será reciente y no ocupará un lugar innecesario en el hogar.

Esperamos que estos consejos sobre cómo conservar el aceite de oliva le sean de utilidad y le permitan disfrutar de este fantástico producto con todas sus propiedades.