Campo de olivos

Cuidados del olivar

Para producir un aceite de oliva de primera calidad, como el aceite de oliva Maeva es fundamental contar con olivos sanos y bien cuidados. Vamos a ver lo que se necesita para conseguirlo.

El olivo es un árbol muy característico de la cuenca mediterránea, no requiere de un cuidado excesivo pero, como cualquier planta, sí necesita un mínimo de atención.

 ¿Cómo cuidar un olivo?

Para cuidar un olivo correctamente hay que tener en cuenta tres campos de actuación fundamentales: la poda, el riego y el control de plagas.

La poda

  • Cuando el olivo es joven se le aplica una Poda de formación. Esta poda se dirige a dar forma al árbol, hay que tener cuidado y no forzar demasiado la forma del mismo.
  • La poda de producción consiste en quitar las ramas secas e improductivas, para facilitar el crecimiento de las ramas más fuertes. También interesa aclarar el ramaje para facilitar la entrada de luz solar.
  • Si el olivo presenta mucha madera y pocos brotes nuevos hay que proceder a una poda de rejuvenecimiento, necesaria cuando el olivo da signos de envejecimiento, con un color apagado y poca floración.

El riego

El olivo es una especie de secano, aunque necesita que llueva de vez en cuando prefiere la tierra seca. Hay que tener en cuenta la capacidad de retención de agua del terreno y contar con personal experto, como los ingenieros agrónomos, para establecer un plan de riegos adecuado al terreno y al clima.

Como decimos, los olivos no llevan bien un terreno excesivamente húmedo, por eso se suelen ver olivares en zonas donde muchos otros cultivos no funcionarían bien.

Las plagas

Al olivo le afectan principalmente tres plagas: la mosca del olivo, la polilla y la cochinilla de la tizne. La mosca del olivo ataca principalmente en la cuenca mediterránea, la polilla no tiene límite geográfico y afecta al olivar en cualquier parte. Por último la cochinilla de la tizne es la plaga más habitual.

Conclusión

Estos son, de forma muy resumida, los principales cuidados que hay que prestar al olivar para producir un aceite de oliva de primera calidad.