ERRORES QUE COMETEMOS AL USAR ACEITE DE OLIVA

Errores que cometemos al usar aceite de oliva

El aceite de oliva es uno de los productos más importante de la gastronomía española y de la dieta mediterránea. Bien es sabido, los múltiples beneficios que nos aporta para nuestra salud, en cada plato o receta que cocinamos. Incluso están científicamente demostradas, que sus propiedades son muy ventajosas para el cuidado de nuestra piel. Pero ¿realmente usamos el aceite de oliva de la forma correcta? ¿Sabemos qué tipo de aceite comprar y como almacenarlo? Aunque creamos que sí, la verdad es todo lo contrario. Cometemos errores muy habituales en la utilización y cuidado de nuestro «oro líquido», haciendo que pierda esas propiedades tan beneficiosas para nosotros.

Vamos a nombrar algunos de los errores más comunes, y el por qué debemos evitarlo.

Adquirir el aceite de oliva de mala calidad al mismo precio de un virgen extra

Uno de los problemas más graves que se enfrenta la industria oleícola, es al fraude en la comercialización del aceite de oliva. Se ha demostrado que algunos aceites envasado en tiendas y supermercados llevan la etiqueta de un aceite de oliva virgen extra, cuando en realidad son aceites refinados. Es muy importante leer las etiquetas para que nos engañen, y paguemos de más por un producto de menor calidad.

Brígida Jiménez, directora del Instituto de Investigación y Formación Agraria (IFAPA) en Cabra (Córdoba), centro de referencia en el mundo del aceite de oliva y el olivar. Nos explica que “El problema reside en que el consumidor aún desconoce las diferencias entre el ‘virgen extra’, el ‘virgen’ y el ‘aceite de oliva’”, indicando que “el primero es el zumo de las aceitunas de mayor calidad, el segundo el zumo de las aceitunas que por el grado de madurez tienen algún defecto y el tercero es lo que se llamaba antes aceite de oliva lampante porque era el malo”.

Este último, que se elabora con las aceitunas podridas o con las que se han caído al suelo. “Después de la Revolución Industrial se comenzó a refinar y a vender bajo el nombre de ‘aceite de oliva’”, cuenta Jiménez. “Que la gente compre el segundo no es una cuestión de diferencia de precio, sino de desconocimiento”.

Dejar la botella abierta durante mucho tiempo

El aceite de oliva no tiene fecha de caducidad, pero lo ideal es consumirlo en el año. A diferencia del vino, el aceite de oliva se deteriora con el paso del tiempo. Los antioxidantes que el aceite de oliva naturalmente contiene se oxidan y, no solo pierde valor nutricional, sino también olor y sabor.

Colocar el aceite de oliva en lugares con temperaturas muy altas o bajas

Al conservar o colocar el aceite de oliva en un ambiente con temperaturas muy altas o muy bajos provoca que el producto pierda sus propiedades. Es importante mantener el aceite por encima de 6ºC y no dejarlo bajo el sol a 35ºC. Un aceite de oliva de calidad tiene que guardarse en un lugar fresco a un máximo de 17ºC de temperatura y evitar ponerlo al lado del fogón de la cocina.

Los envases oscuros bloquean el paso de la luz impidiendo que se oxide. Pero algunas personas cometen el tremendo error de creer, que ver el color del aceite es más fiable.

Creer que el aceite de oliva sin filtrar es mejor

Es habitual creer que el aceite sin filtrar es mejor y más intenso. Pero el caso es, que el aceite filtrado es de mejor calidad. Al pasar el aceite por celulosas los restos sólidos que quedan tras exprimir la aceituna se quedan retenidos en el filtro y desaparecen las impurezas del aceite, lo que evita que éste se estropee o se fermente.

No usar el aceite de calidad como «virgen extra» para cocinar

Es mucho más fácil y barato cocinar con un aceite malo, pero no estás tomando nada bueno ni excelente. Es obvio que usar un buen aceite virgen extra en nuestros guisos, el resultado será mucho mejor. También es cierto que su precio es más elevado. Pero el resultado son platos más sabrosos y saludables.