frutado del aceite de oliva

Frutado del aceite de oliva

El frutado del aceite de oliva es una cualidad que posee el aceite de oliva. Este se percibe mediante dos sentidos, el olfativo y el degustativo.

Si buscamos en el diccionario la palabra frutado, nos lleva al adjetivo afrutado. Es decir, “que tiene un sabor o aroma que recuerda al de la fruta”. Sin embargo decir frutado está más asociado al aceite de oliva.

Es precisamente por ello que entran en juego el olfato y las papilas degustativas para apreciar esta cualidad en el aceite de oliva.

Calidad y cualidad

La importancia de estos dos atributos es que nos da pistas sobre la calidad del aceite de oliva.

El aceite de oliva virgen, para que lleve la denominación extra, debe pasar por una serie de catas de expertos que determinarán si lo es o no. Dependiendo de los resultados de estas catas, tanto de aroma como de sabor, se catalogará a ese aceite como extra o no. Esta catalogación se hace mediante una escala de valores durante la cata de 1 al 10.

  • De que depende el frutado del aceite de oliva
  • Que un aceite de oliva sea frutado depende de varios factores:
  • El grado de maduración de la aceituna
  • La variedad de la aceituna
  • El momento en el que se recolecte la aceituna
  • El tipo de suelo donde esté plantado el olivo
  • Si el suelo es de secano o de regadío
  • El procesado en la almazara

Tipos de frutados

Si la aceituna es verde, las sensaciones recordarán al de los frutos verdes. A su misma vez en este tipo de aceitunas, recogidas a principios de temporada, tiene el sabor más potenciado.

Si por el contrario una aceituna es madura, las sensaciones recordarán al de los frutos maduros. De estas se obtendrán sabores y aromas más moderados y suaves.

Por lo general podemos distinguir diversas frutas en el aceite de oliva virgen extra como: plátano, manzana, hoja, tomate, cacao, vainilla, café, frutos rojos, canela, kiwi, melón, alcachofa…. Y así una innumerable lista de sabores y olores.