Xylella, fastidiosa, amenaza, infeccion, plaga, olivar

Xylella Fastidiosa, una amenaza para el olivar

La Xylella fastidiosa es una bacteria que supone una seria amenaza para muchos de los cultivos de España, como el olivo pero también los almendros, ciruelos, melocotoneros, etc. Actualmente una planta infectada por esta dañina bacteria no se puede curar y, por tanto deja de ser productiva. Se trata, por tanto, de una de las principales plagas que amenazan nuestros campos.

Esta bacteria se transmite a través de insectos que, al alimentarse de una planta infectada portan la Xylella fastidiosa y la transmiten a la siguiente planta de la que se intenten nutrir.

Repercusiones económicas de la Xylella fastidiosa

La Xylella fastidiosa proviene de la zona norte de California y fue descubierta a finales del siglo XIX. Hoy por hoy no hay ningún remedio eficaz. Sólo en esta zona se estima que la viticultura tiene perdidas anuales de más de 104 millones de euros.

En el sur de Italia también se ha extendido muy rápidamente. Entre 2013 y 2015 provocó la pérdida de 230.000 hectáreas de olivos y durante la campaña 2018 2019 las consecuencias son dramáticas.

En España han aparecido también brotes, aunque de momento no muy significativos. En las Islas baleares se detectó en las Islas Baleares. A finales de 2017 se detectó por primera vez en la península, en Alicante. En 2018 también surgió un brote en Villarejo (Madrid).

Tratamiento y prevención

Actualmente se está tratando de implementar un cultivo más leñoso y resistente a esta bacteria. En algunas zonas de Europa tales como Francia e Italia se están quemando completamente las plantas contaminadas, a la vez que se sella la zona afectada. Esta medida, aunque necesaria cuando la infección es ya un hecho, tiene consecuencias económicas desastrosas ya que los plantíos tardan varios años en volver a sembrarse y varios años más en ser productivos.

Además, puesto que la bacteria se transmite por la picadura de insectos, se hace muy difícil aislar la infección y evitar que se propague.